Suicidio y depresión: algo más que un problema de estudio en la ENAH

En Boletín ENAH, Junio 2015

Controversial pintura de una mujer a punto de cometer suicidio, por Rosie Taylor

Controversial pintura de una mujer a punto de cometer suicidio, por Rosie Taylor

Hace un año me enteré que una estudiante de lingüística, que ahora estaría en sexto semestre,  se suicidó. Aunque no la conocía, la noticia me afectó de manera particular y me hizo reflexionar sobre el suicidio y la depresión en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Ya sea de manera directa o indirecta, conozco varios casos de compañeros que tienen pensamientos suicidas o una evidente depresión. Como estudiantes de ciencias sociales, no es un asunto que nos debiera ser ajenos.

La primer obra que a muchos les vendrá a la mente cuando se menciona el tema del suicidio en las ciencias sociales es el monumental volumen que escribió Émile Durkheim, titulado de una forma llana y descriptiva: El Suicido. Sin embargo, probablemente el primero que plantea el suicidio como tema de estudio el empirista inglés Francis Bacon, quien escribió a finales del siglo XVIII un ensayo donde critica las creencias supersticiosas entorno al acto suicida, las cuáles tenían una repercusión en las leyes inglesas —incautación de los bienes del suicida por parte del Estado—, sumadas a la profanación del cuerpo inerte de quien se provocó su infortunio por parte de sus horrorizados coetáneos.

Ya sea a Durkheim o a Bacon a quien le atribuyamos la inauguración del estudio del suicidio —que incluso goza de su independencia como disciplina en la suicidiología —, reconoceremos que en las ciencias sociales y humanas el tema tiene una larga tradición y bibilografía. La atención que se le ha dado como problema social es llamativa. Se trata de un acto producto de una decisión individual y que, por lo general, sólo se puede llevar acabo una vez en la vida, pero susceptible a ser visto en su complejidad social.

Sabemos que existen diversas formas de morir. Sabemos que la muerte es inevitable y nos ocurrirá en algún momento. Sin embargo, la muerte del suicida es incapaz de dejarnos indiferentes por buscar lo que la mayoría intenta postergar.  La atención que nos provoca un individuo que decide terminar con su vida reafirma la naturaleza social de nuestra especie. El suicida repercute con su acto sobre su comunidad y deja varias preguntas en el aire: ¿Por qué lo hizo? Sus motivos ¿eran válidos ¿Podíamos hacer algo, como colectividad, para evitarlo? ¿Por qué nosotros mismos no cometemos suicidio?

El suicida, reducido a una cifra y visto en la frialdad de la estadística, nos muestra comportamientos distintos en el espacio y en el tiempo que a veces chocan con ideas preconcebidas. Por ejemplo, suele creerse que en las comunidades rurales e indígenas las enfermedades mentales son menos comunes al encontrase alejadas del estrés de la “civilización” y por tener un sentido comunitario fuerte. Sin embargo, para mediados del siglo XX, los indigenistas norteamericanos denunciaban que en las Reservas Indias las tasas de suicidio eran mayores que la tasa media de toda la población norteamericana. Groenlandia tienen actualmente la mayor tasa de suicidio a nivel mundial, siendo la población inuit la más representada en esas estadísticas.

Cuadros similares a la depresión y otras enfermedades mentales podemos encontrarlos en el “susto”, explicado como “la pérdida del alma”. De esta forma, nos damos cuenta que no se trata de una “enfermedad cultural” (folk illness) como ha sido entendido, sino de un padecimiento humano real que es interpretado de distintas formas en distintas culturas, incluyendo en la que nos encontramos adscritos.

La etiología del suicidio ha sido tan estudiada como el suicidio mismo. Se reconoce que existen factores bioquímicos que se traduce en un estado anímico conocido como “depresión” que puede, a la larga, conducir al suicidio. Sin embargo, no todos los individuos deprimidos se suicidan. También existen factores sociales que vuelven más probable que un individuo opte por quitarse la vida.

La depresión es reconocida actualmente como uno de los más grandes problemas de salud. Una depresión, en el sentido clínico, no es solo sentirse triste. Se trata de una tristeza incapacitante donde las actividades más cotidianas —como comer, bañarse, vestirse— se vuelven pesadas y molestas. No es una tristeza  que dura un momento, es una tristeza que puede prolongarse meses —e incluso años. Esta situación puede hacer creer al individuo que ésta es su personalidad y que la depresión es parte de él. El riesgo más grave que lleva consigo una depresión es la idea de buscar la muerte.

No todo acto suicida es consecuencia de una depresión, pero un porcentaje significativo lo es. Hecho triste, por ser un problema tratable. Además de la medicación psiquiátrica, existen una gran cantidad de terapias alternativas. Cabe reconocer que ninguno de los tratamientos es completamente efectivo y no siempre son accesibles para todos.

Sorprende que en la ENAH, siendo una de las Escuelas de más amplia tradición en ciencias sociales y humanas no solo en el país, sino a nivel mundial, a penas conozca —y aun menos discuta —los problemas que se viven dentro de ella como comunidad. La incidencia de enfermedades mentales en su población no ha sido un motivo de preocupación. Pocos saben que existe un área de Atención Psicológica  gratuita en la escuela, y aún así, esta no se da abasto. El personal del área notó que las personas que requerían de atención psicológica más urgente eran los estudiantes migrantes, de quienes se calcula que representan aproximadamente el 50% de la población.

La ENAH no cuenta con cifras exactas, pero al menos tenemos información suficiente para suponer que 1) En la Escuela existe una población sensible a desarrollar problemas de depresión u otros problemas psicológicos, y   2) La Escuela no tiene capacidad suficiente para atenderlos a todos. No debiera ser una preocupación trivial si consideramos que la incidencia de suicidio en la población alrededor de 15 a 30 años ha aumentado en los últimos quince años en México, que es el rango de edad en el que se encuentra la mayor parte de los estudiantes de la ENAH.

¿Es responsabilidad de los funcionarios de la ENAH buscar una solución? Si consideramos que el estudio de los factores sociales que influyen en la incidencia del suicidio es una de las líneas de investigación más trabajadas en las ciencias sociales y humanas, ignorar el problema es negligente.

Pero la responsabilidad no solo recae en los encargados de las distintas áreas administrativas de la Escuela, sino en la misma comunidad. Es vergonzoso pensar que la gente que se prepara para comprender distintos problemas sociales y culturales de México, es incapaz de comprender los problemas que viven sus propios compañeros. Mientras la Escuela despliega muestras de solidaridad con los oprimidos del mundo, compañeros nuestros se sienten abandonados a su propia suerte, sintiendo que no hay con quien puedan entenderse.

Por último, la responsabilidad también recae en nosotros, quienes sufrimos de depresión y hemos pensado —algunos incluso ya hemos intentado— suicidarnos. No hablar sobre estos sentimientos no solo nos afecta a nosotros, sino también a otros, quienes padecen la misma situación. Solemos creer que nuestro problema es único y no hay nadie quien pueda entenderlo. Así, creamos una barrera silenciosa e infranqueable entre nuestros semejantes e impedimos la posibilidad de podernos ayudar mutuamente. La depresión crece mientras se calla y se niega.

Por este motivo, me parece importante hacer un llamado a la comunidad para hacer conciencia sobre la existencia y magnitud del problema, primer paso necesario para buscar soluciones.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Opinión

Una respuesta a “Suicidio y depresión: algo más que un problema de estudio en la ENAH

  1. Muy cierto. Yo tuve una novia con una tristeza profunda porque su amiga y roomie se había suicidado poco tiempo atrás, curiosamente alumna de la ENAH. A mi chica parecía indignarle profundamente el hecho de que nadie a su alrededor tenía idea de lo que estaba pasando en su dolor; así me lo reclamó varias veces. Yo no le dije nada, porque sé que el dolor es tan enorme que ves a los demás y sabes que no lo tienen y crees que nunca lo han tenido; si lo conocieran no estarían ahí sonriéndote. No le dije nada de mi historia porque pensé que en el fondo no le serviría saber que lo comprendo. A mis 17 años mi mejor amigo se dio un disparo en la cabeza. Era un poeta muy dotado. Toda la escuela me veía pasar “imaginando” lo que yo sufría. A consecuencia no logré llorar sino estando muy sólo y bajo cicrunstancias muy excepcionales. Entré a la universidad y tuve que dejar mis estudios en primer semestre. No salí de mi recámara por más de un año y no regresé a la escuela sino tres años después para tomar una sola materia. Sólo cuatro años depués logré socializar de nuevo. Sé lo que es pensar que los demás no lo entienden. Es verdad que no lo están viviendo como uno. Pero pienso que quizá a veces perseguimos un absurdo: ya que no sabemos qué hacer con el dolor y nos pensamos solos, nos aislamos más y somos groseros con los que se acercan. Pasados 20 años veo que el deprimido tiene muy clara una versión de las cosas que no le sirve aunque pudiera ser verdadera. Imagine, señorita deprimida que quien está frente a usted le entiende y comprende perfectamente ¿en qué cambian las cosas? No es comprensión lo que usted quiere, aunque imagine que sí. De hecho hay mucha más gente ahí afuera que le comprende a cabalidad, pero usted no puede creerlo. La ilusión es creer que nos serviría la comprensión de otro. Lo que necesitamos es encarar el dolor y aprender a hacer algo con él. Dejarlo fluir. Investigar qué hacer, inventar acciones para que se transforme. No retenerlo como el bien más preciado que por un lado poseemos y por el otro nos determina y victimiza silenciosamente. A la vuelta de dos décadas puedo concluir que las acciones sobre el dolor fueron lo que efectivamente me permitieron regresar a una vida fuera de él, inventé mis propios mecanismos. Quizá tan poco atendido de manera directa tomó muchos años. Somos nosotros los que necesitamos comprendernos, no los demás. Quizá generamos una aprehensión a nuestro dolor porque ese dolor es lo que representa nuestra conexión con la persona que se ha ido. El suicida nos ha dejado mucha tarea ante nuestra capacidad de despedirnos y nuestra propia reflexión ante la muerte. Atender estas dos cosas me ayudó a quitarlas de mis temas principales. Esto es lo que quise decirle a mi entonces novia cuando me reclamaba de manera ofensiva que jamás podría comprenderla. Ofenderme era lo menos importante. Ahí están todos los cercanos al dolor recibiendo las groserías de su ser dolido. Lo que me preocupaba era el clarísimo cuadro de depresión suicida por haber sufrido la muerte de otra suicida en depresión. Yo la apoyaría en todo, excepto en una visión tan sesgada de sí misma y tan reforzada con sentimientos. Con todo el amor quisiera que todo aquél dolido escuchara esto. Sí hay quien te comprende, pero eso no te sirve de nada. Atiende tu dolor con acciones transorfmadoras, atiende tu reflexión ante tu propia muerte, atiende tu capacidad de depedirte y dejar ir lo que amas. Yo la miraba a los ojos cuando ella enojada murmuraba “¡no tienes idea!”; yo quería decirle todo esto. Ahora lo escribo. No lo dije entonces porque sé que quien cree que nadie le comprende no es capaz de comprender el reverso de su moneda por tenerla en la mano aunque nunca le dé la vuelta.

    César López
    https://rudoytecnico.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s