Movilidad Oxidada

Movilidad Oxidada

Movilidad Oxidada.

A algunos les costará entender por qué este cerro en el que vivo me agrada. Aunque es un lugar frío en el que te tardas horas en subir o bajar, aunque sus casas habitación ejemplifiquen un problema de urbanidad en donde la gente ya no encuentra dónde asentarse para vivir y trabajar en esta ciudad. A pesar de ello, me gusta vivir aquí, observar sus calles sui generis y, aunque regrese siempre extenuado, veo con satisfacción en lo alto la ciudad, como si la hubiera vencido un día más.

Las colonias del Cerro del Judío tienen un mucho de peculiares. Los andadores recuerdan a Guanajuato, mientras que las carcachas que abundan bien podrían recordar a Cuba. Estas carcachas me llamaron la atención para hacer una serie fotográfica.

Disculpen mis pretensiones. Aclararé que no me considero fotógrafo. Ni siquiera soy un tipo con una cámara fotográfica excesivamente cara, que se cree fotógrafo. Solo tengo un celular que captura imágenes con una resolución de 5 megapixeles. Me las arreglo así. Es una apuesta por la composición de la foto, salvar las limitantes gracias a un buen encuadre.

Los carros me producen antipatía. Entonces ¿por qué fotografiarlos? Para empezar, es un placer que tengo en observar lo viejo. Luego, que estos carros sean carcachas oxidadas que siempre veo en la misma posición me congratula. El símbolo de la modernidad y el progreso individual yace aquí abandonado, sin haber podido enfrentarse con dignidad al transcurso del tiempo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Intimidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s